Protégete en verano

Y en cualquier época, ¿no? Pero el verano es un periodo especialmente peligroso para nuestra piel, nuestros ojos, cuero cabelludo, etc.

La menor humedad ambiental, la exposición solar, el agua salada, los cambios en la dieta... pueden ser la causa de la caída del cabello, aparición de manchas, flacidez, sobrepeso, arrugas.

Protégete del sol con medios físicos (sombrero, sombrillas, ropa, cosméticos con pantallas físicas) y químicos (cosméticos con pantallas químicas). El sol es el responsable del 80% del envejecimiento cutáneo, también de la caída del cabello y del cáncer de piel.
Ten en cuenta que la arena seca refleja más de un 25% de la radiación solar.

Hidrátate. Tu piel y tu estado mental (la deshidratación también está relacionada con la depresión) te lo agradecerán. Agua, fruta y verduras frescas son tus mayores aliados. Evita bebidas alcohólicas, pues favorecen la deshidratación.

Haz ejercicio físico. Aunque suene raro, la piel también se mantiene más joven si hacemos deporte; está demostrado científicamente.

Evita la ingesta de alimentos calóricos de bajo valor nutritivo. Y sí, los helados están fríos pero tienen calorías. Ten en cuenta que, como nuestro cuerpo apaga la calefacción en verano, nuestra factura calórica baja.

Y, sobre todo, disfruta.


cuerpo 3315774082496223806
Página principal item